alena

alena,

soy vos pero a los 23 años. No, no te encontraste con barbi a los 21 el 5 de mayo a las 10 de la mañana como planeamos cuando teníamos 11. Y no, las chicas en el colegio no dejaron de ignorarnos todos los días. Vas a seguir odiando los recreos por no tener con quien pasarlos, pero solo por un tiempo más.
Te vas a cambiar de colegio y vas a conocer gente nueva. Gente que incluso ¡se ríe! con tus comentarios graciosos. Personas con quienes la vas a pasar bien y te vas a sentís cómoda siendo vos misma. Vas a tener amigos y amigas a los que de verdad les vas a caer bien. ¡Les vas a caer bien!Se pone mejor, lo prometo. Aguantá un poco más. Sé que te sentís sola. Sé que llorás. Lo creas a no, esto que estás sintiendo va a pasar y vas a haber aprendido y crecido mucho en el proceso. Estás aprendiendo a tener empatía por los demás, a ponerte en el lugar del otro. A no hablar mal de las personas, sobretodo de amigos y más aún si es a sus espaldas. Estás aprendiendo que los problemas con otros se resuelven hablando y que si te tratan mal, no son tus amigos. Sos una chica muy madura para los 12 años que tenés. No hagas caso al resto. Seguí curiosa, seguí inquieta. No te avergüences de lo brillante que sos. Permitite explorar. Seguí haciéndote preguntas por todo, por mas locas que parezcan. Cuando seas grande vas a trabajar de hacerte esas preguntas e incluso vas a estudiar cómo otras personas se las hicieron antes que vos. Vas a conocer gente que se hace esas mismas preguntas que tan rara te hacían sentir. No, no estás loca. Y está buenísimo que te preguntes si todos vemos los colores de la misma forma.
Capaz esta carta no tiene mucho sentido. Mis recuerdos de esos años, y específicamente de *ese* año, son borrosos. Siempre digo que el olvido es lo que nos permite seguir proyectando, y creo que olvidar esos momentos feos me ayudó también. Vos los tenés frescos, los estás viviendo, y los tenés por delante. Y no va a ser divertido. Por eso te escribo. Para que sepas que te abrazo, que te quiero y que quiero que estés bien. Necesito protegerte, desearía que no tuvieses que volver llorando del colegio todas las semanas. Me encantaría que pudieras ser la chica con autoestima alta y confianza en sí misma que siempre fuiste hasta que te las rompieron. Intenté rearmarlas, te lo juro. Pero sigo un poco rota, al pegar vidrio quedan grietas: me doy cuenta ahora, cuando siento que nada de lo que hago es suficiente y todo el tiempo busco conformar al resto. Necesito la aprobación de mis amigos constante, no estoy segura del todo hasta de esos vínculos. Entonces si, es confuso mi mensaje. No vas a superarlo como si nada hubiese pasado. Pero sí se pone mejor: no sabés qué lindo es estar terminando de cursar la carrera, viviendo sola y habiendo aprendido tanto, conocido a tanta gente. Habiendo crecido. Pero no fue fácil, nunca lo es del todo. Vas a luchar por estar bien y eso es lo que importa. No te resignes, no dejes de pelearla. Alejate de esas personas en cuanto antes que lo que se viene va a estar mejor. Te quiero, te abrazo y te deseo lo mejor
alena (unos años después)

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.