alfonsina mezquida

                    Young, 13 de enero de 2019.

Hace mucho no hablamos, pero te escribo para que sepas que no puedo parar de pensarte. 

Fui al grano directamente, porque sé que odias las millones de vueltas que doy. 

Quiero y necesito que me ayudes a sacarte de mi cabeza. No puedo escuchar a Drexler sin pensar en vos, ni siquiera a Charly, que enseguida se me vienen a la mente tu cara y tu risa. Que linda risa tenes, no me acuerdo si alguna vez te lo dije, pero son como campanitas.

Tenes un montón de cosas lindas, sabes? 

Es una lástima que todas esas cosas se me hayan hecho costumbre, porque ahora las extraño y vos estás muy lejos. 

No sé si todavía te seguirás levantando muy temprano, si todavía le echas 4 cucharadas de azúcar al café o si seguís escuchando Pink Floyd  para dormir. 

Tampoco sé si las canciones que me cantabas a mi, se las cantas a otra persona. 

No sé si todavía pensas en mi, pero yo si lo hago y mucho. Me quemas la cabeza. 

Te odio, te odio, te extraño. 

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.