anónimo

Enero:
lo empecé lejos de casa. El primer día de vacaciones ya me quería volver pero al tercero estaba todo bien. Conocí a un pibe que me hizo olvidarme un poco de lo roto que tenía el corazón.
Febrero:
volví a casa, empecé una rutina nueva, me aburrí del pibe que conocí un mes atrás porque era muy boludo, fui sola a un recital por primera vez, me pasé una noche entera sin dormir tratando de entender qué mierda me pasaba.
Marzo:
me fui de viaje y fueron los mejores días de mi vida, volví a casa, lloré por la rutina, se me pasó, arranqué una carrera nueva, me hice amigxs, vi muchas películas hermosas que me hicieron dar cuenta lo mucho que amo el cine y el arte. 
Abril:
me tatué una frase que amo. Una noche salí a bailar y fue todo un gran caos emocional, fumé mucho entonces lloré mucho. 
Mayo:
empecé a pensar en mi.
Junio:
fui a muchas fiestas, me sentí muy hermosa. 
Julio:
empecé las vacaciones no sabiendo por qué estudiaba lo que estudiaba si no me servía para nada, conocí a un pibe que me enamoró pero era solo culpa del alcohol, una noche me emborraché como nunca en mi vida y no sé aún que pasó, prometí que me iba a cuidar más.
Agosto:
cuidé mucho de mi salud, milité el aborto legal, estudié un montón, me sentí hermosa, conseguí un rollo 16mm y filmé y revelé.
Setiembre:
saqué muchísimas fotos, compré muchos vinilos, fui a museos, me sentí hermosa, me quise muchísimo.
Octubre:
vi a una de mis bandas favoritas, hice cosas tediosas que tenía que pendientes hace tiempo, conocí al pibe que me arruinó y arregló y volvió a arruinar la cabeza durante este último tiempo. 
Noviembre:
todo me pasó en noviembre, todo. Vi a Roger Waters en vivo, me drogué mucho, volví a tomar mucho alcohol, me enamoré de un pibe hermoso, caminamos por todo el barrio de la mano, me ilusioné, me dijeron cosas muy lindas mientras estaba borracha y creía que eran todas verdades (me las creí, todavía las creo), me mintieron y me mentí mucho, acompañé mucho a mi mejor amiga en un momento importante, lloré en frente de mucha gente que no me conocía, perdoné cosas insólitas, me mostré muy vulnerable, no entendí absolutamente nada. 
Diciembre:
sobreviví. Entendí la importancia de mis emociones. Entendí que le tengo que hacer caso a mis amigas. Entendí que está bueno estar sola y aprender a quererme en soledad. Entendí que ningún pibe que me trata mal en el fondo me quiere. Entendí que tengo que aprender a relacionarme mejor con varones. Entendí que no tengo que entender todo. Entendí tantas cosas que ahora siento que en realidad no entiendo nada. También en diciembre vi a muchas bandas y artistas en vivo y eso un poco me salvó la vida. 

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.