atenas

Hola pupi, ¿cómo estás? ¿Cómo se encontraron el 2019 y vos? Hace más de 20 días que no hablamos, ni una palabra, ¿viste? Yo sé que de vez en cuando te acordás de mi, no sé cómo, de qué forma, pero ojalá que sea desayunando un sábado o cuando te acostás y, por sorpresas de tu atareada vida, no pensás en nada y ahí, en ese huequito, aparezco yo. Bah, me encantaría que así fuese, con un besito en la espalda en la oscuridad o con un licuado fresco que se te pega al bigote y hhmmm somos como niños en verano por un rato. 

Yo ando bien, se podría decir. Miento: que si te encuentro y me preguntás te digo “bien”, capaz te tiro un “lo de siempre” confiando que conocés mis viajes. La verdad es que estoy en otros –viajes- ahora, me gustaría charlarlos pero vos seguro seguís apurado, tenés ensayo y te quedaron unas cosas para hacer con la compu, está bien. Sí, ya sé, “soy una cra” y “querés lo mejor para mi”. Gracias, carita. Mirá, estuve pensando en la última vez que hablamos, que te dije que me re gustó compartirnos, así de la nada, que fue bueno un 2018 juntos. No me acuerdo si te dije las palabras te-quiero-mucho, no creí que fueran necesarias porque ya lo recontra sabés, bueno, yo te dije todo eso, y vos me dijiste algo así como “para mi también” pero después me escribiste algo como que yo te había sumado pila. Sumado pila. Yo+te sumé+a vos. Sos medido hasta para dar amor. Matemático. Miedoso. Calculador de porciones de cariño. Yuta. Te quiero. 

Debería haber corrido cuando me dijiste que no te gustaba la poesía.

Yo ando bien, como te digo, en otros viajes, no sé si menores, otros. Ya no estoy escuchando la misma música, casi. La de ahora no la entenderías. No te voy a decir que no pensé en vos escuchando alguna canción. Porque sí. Me acordé de vos. Me acordé de vos bailando y sonreí. Comooo-megustaaaa-comooo-bailáaassss. No me lo saco más de la cabeza. Me gusta, me hace cosquillas, te copio, quiero bailar como vos, me sale solo del cuerpo – como si te hubieses quedado en partecitas rítmicas- te copio de nuevo, cuando nadie te conoce en el baile no disimulo, te copio totalmente, soy vos bailando, me encanta. Bailamos juntos. Te quiero de nuevo.

Me voy a ir yendo porque ya me fui, ya nos fuimos, somos fuertes ¿no? no puedo jugar a volver. Re que no alcanzan las palabras y re que siempre te voy a querer aunque siempre estés apurado porque me gustó ser tu lugar de descanso todo ese tiempo.

Para mi siempre vas a ser ese niño que observa todo de lejos, que entiende en silencio, que siente más de lo que entiende y juega a no sentirlo. Jugar a ser grande te sale muy bien.

A mi no, pero ahora ya lo sabemos.

Te quiero siempre porque sí, por todo eso y porque puedo.

 

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.