aurelia

Enero…
En realidad, 31 de diciembre de 2017
No había estado feliz desde hacía mucho tiempo, era como si la costumbre de andar sola, me había enseñado a ir vagando por ahí sin sentir nada.
De pronto, me ví en una casa con muchos recuerdos de cuando era niña, e iba de vacaciones a visitar a mi padre.
Los abuelos de mi hermano (padres de la madre de mi hermano) no me veían desde que tenía 10 años, perdieron tal noción de tiempo que me preguntaron si tenía 18 años (sé que no fué burla de ellos, pero parecía una burla del destino) yo con tantos dramas internos por mi edad.
Siempre le disparo a las navidades por no sentirme en familia, asumir que no la tengo, (o por lo menos no la sentía).
Y ahí estaba, cómo si la segunda esposa de mi padre fuera mi madre. Me sentí realmente en casa y me llené de esperanzas para el año que entraba, reencuentro con mis hermanos, ya mis pequeños grandes hombres.
Febrero
Mes corto, y muy parecido a muchos que siguieron luego, tanto que no recuerdo que pasó, sino mi gran obsesión que empezaba a ganar fuerzas.
Marzo
Comencé a estudiar diseño gráfico en UTU, gran sacrificio levantarme muy temprano, y trabajar en la noche. Pero iba bien, seguía convencida que sería un gran año.
Abril
Comenzaban ya los días otoñales y con ellos mis bajones porque mi obsesión estaba fuera de control.
Ya no entendía el porqué o que me faltaba para poder cambiar de trabajo.
Mayo
Mes complicado, cumpleaños de mi madre, y con una semana de diferencia “el día de la madre” . Bendita decisión de todos los años…
Le escribo? Le llamo? Le hago llegar una torta de cumpleaños y ese regalo tan especial que le compré en España el año anterior? Justo en el 2017 que cumplía 49.
Pero no pude aparecerte, volví a Uruguay como una prófuga, sin subir fotos a Facebook, sin hablar de mi paradero y pidiéndoles a los que la conocen que no les digan dónde estoy.
Cuestión, que en el 2018, día de la madre me faltaba el aire, tooodo el día.
Y en la noche le escribí…
Me clavó el visto en facebook y me reí.
Es mejor así.
Junio
Muy cansada, la UTU mi única salvación de la locura y frustración de no lograr conseguir un trabajo para salir de la pizzería de mi “amiga” (mi única hermana del corazón) la cual, desde mi vuelta a Uruguay estaba distanciada y embarazada.
Julio
Receso invernal, me fué muy bien en el primer semestre, varias veces me pregunté, porque cuando estudiaba arquitectura en el 2006 y que me iba tan mal, no estudié diseño gráfico? Quizás hoy, tendría otro trabajo, pero no hubiera conocido Mendoza. Ufff que locura!
Pero bueno, me dieron 10 días libres en la pizzería y me fui a Tacuarembó, a la casa de mi padre, que vive con su cuarta esposa, la cual es una relación rara, ya que tiene 4 años más que yo, y mi búsqueda de madre sostituta ya no existe.
Estuve casi todas mis noches armando el mejor cv de la historia, busqué todas las empresas que pude y se los envié, con impulso y confianza que seguro conseguía otro trabajo
Agosto
Sin dudas, siempre éste mes me gustó, por ser el de mi cumpleaños.
Y justo caería en mi día libre (lunes).
Tenía tantos planes! Que se cayeron todos, y fue el día más triste de mis 31 años, no recuerdo haber llorado tanto desde que murió mi abuela en el 2006.
La cena con mi “amiga” la canceló 2hs antes, y ese sentimiento mío de no querer ver qué la relación de amistad era distinta me invadió.
Pero, terminé mi noche de una manera que jamás hubiera imaginado. Con dos personas que no hicieron preguntas, pero me dieron todo el amor que necesitaba.
Me enseñaron que hay que mirar al rededor y no encapricharme con las personas
22 de agosto comencé terapia
Septiembre
Día 8, llega mi “amiga” me trae mi regalo de cumpleaños, y fué ahí donde ví que no nos conocemos. O por lo menos ella nunca me conoció…
Estuvimos todo el día juntas, cociné para ella y esperaba sin querer que llegara, el momento de hablar.
Hasta que en la terraza llegó.
Si tuviera que describir mis sentimientos al otro dia, diría que es cuando enterramos a un ser querido, el dolor llega a su fin, no hay nada más que recordarlo, y todo lo anterior fue una enfermedad lenta, tediosa, un camino de sufrimiento.
Dijo – que no puede ser amiga de alguien a quien constantemente crítica, por su forma de moverse en la vida, de ser amigable y confiada con las personas. Que no soy conciente de mis talentos, de mi belleza exterior y que no entiende porque sigo trabajando en su pizzería con la capacidad que tengo. Criticó mi forma de vestir tan adolescente y hasta que se sintió decepcionada por no ser su “ojo” dentro de su negocio, fueron tantas las cosas que dijo…
Que yo también me sinceré. (En otro momento voy a ampliar esta charla) pero hablé con una persona especial de mi Mendoza querida, la cual me dijo – no olvides que somos lo que hay en el corazón.
Es eso! Es mi escencia y no puedo cambiar mi forma de sentir para agradar, no puedo hacerme cargo de los celos de las personas ni de sus inseguridades.
Sigo en septiembre
Sin novedades de otro trabajo, pero se me ocurre una idea…
Pedir cambio de horario en la pizzería, y con mucha, mucha suerte lo aceptaron.
Fue bueno arrancar el semestre con un grupo de mi edad, mucho más humano y amigables.
Octubre
Ya no tenía muchas fuerzas con el tema de seguir buscando trabajo.
Noviembre
Se me terminaba el año y seguía estancada.
Pero muy “al palo” con la UTU así que mi rutina estaba llevadera, al no tener tanto tiempo para pensar.
15 de noviembre terminaron las clases.
Y ví mi balance de año, sufrí mucho.
Diciembre
Son tan lindos los días de calor, qué suerte que en Uruguay hay playas.
Saqué mi pasaje para la paloma, reservé un Hostel y el 23 de diciembre allá me fui con mi mochila. A pensar, y a escapar de la navidad en donde las familias se ponen muy sentimentales, empiezan a verme con lástima o quieren a toda costa tratar de meterme en su núcleo familiar.
Fue una navidad increíble, de libertad de risas y de ver la locura de la gente, sin juzgar nada.
Volví esa semana a trabajar y el 27 de diciembre me avisan que entro de licencia el 2 de enero…
Entre broncas se me ocurre viajar a Brasil para trabajar, pero luego pensaba en la economía y que debía volver para terminar la UTU etc etc
El 28 me fui a Tacuarembó a estar con mi padre hasta el 31 que me iría a la casa de la madre de mi hermano en Rivera, ahí iba a estar todo bien.
Y así fué.
Estamos en Enero y han pasado más cosas que en 3 meses juntos

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.