broken doll

No es la primera vez que te escribo. Pero deseo que sea la última. Necesito soltarte de una vez. 

Ayer te pedí para vernos, para ir a merendar y hablar, pero me contestaste que “por el momento preferías que no, y que me deseabas lo mejor”. 

Tenía muchas cosas para decirte. 

Ahora estoy sentada en la cama, con todas tus cartas, y no me animo abrirlas. Nunca mas me animé a leerlas. 

Tuvimos la mejor relación de amistad que se pueda tener. Te amé y te amo mucho. Siempre fuiste tan incondicional, tengo tanto para agradecerte, tanto. 

Apareciste en un momento en el que estaba muy confundida, tenía una relación con un pibe que iba en picada, y hablar con vos me sanaba, siempre tenías una palabra justa para darme, un punto de vista diferente y positivo. Al final mi relación terminó y quedé muy hundida, pero vos de a poquito me ayudaste a salir de eso. 

Recuerdo tus mensajes de, “aprontate porque sale rapto” y me ibas a buscar y me llevabas a la rambla, porque sabías que el agua siempre me calma. Las largas caminatas, las incontables charlas, las noches de prado y cerveza, cuando llovía y nos quedábamos encerrados en el auto cantando a los gritos como desquiciados, y me dejabas fumar adentro. 

Siempre me diste todo, todo tu amor, toda tu comprensión, tu sensibilidad, todo, y quizás no lo sepas, o no lo veas, pero yo lo valoré muchísimo y lo valoro aún. Te extraño, y mas cuando te veo, porque sé que estás ahí pero no estás. Ya no estas para mi. Y duele, y todavía no puedo superar tu ausencia. 

Quería que nos juntemos para pedirte perdón. No super manejar la situación, fui egoísta, no quería perderte. Sabía que a vos te pasaban cosas conmigo, incluso me dijiste que estabas enamorado de mi un tiempo después, y yo te consumí. 

A mi no me pasaba lo mismo, te amaba, como mi amigo, como mi hermano, como la persona hermosa que sos, pero no estaba enamorada de vos. Y no supe alejarme, no quería, me negaba a perderte. Y no te di espacio, no te di lo que vos necesitabas. Perdón, nunca quise hacerte mal, ni boludeaete, como todos piensan. Yo simplemente quería seguir a tu lado, no quería perderte por nada en el mundo. Y la cagué, un día te hartaste de mí, o te diste cuenta que te hacía mal, y te alejaste, sin previo aviso. 

Me rompiste el corazón. 

Sufrí mucho por vos, supongo que vos también. A veces pienso en como estarás, tus cosas, tu familia. Si me extrañarás en algún momento. O si me odias. Por que sinceramente no se que sentís por mi. 

Fuiste el mejor amigo que tuve. 

Ojalá estes siendo muy feliz como te lo mereces, ojalá nunca pierdas esa sensibilidad que te caracteriza, y esa bondad que te invade. 

Te mando un abrazo fuertísimo.

Te quiero. 

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.