cande

Pensé este momento tantas veces que no puedo creer que llegó. Mentira, no lo pensé tanto, acá no puedo mentir. De hecho lo pensé lo menos posible, le tenía terror. Le tengo terror. Por eso estoy así, con todas las luces prendidas y atenta a los mínimos ruidos de mi departamento nuevo. “Mi”. Suena raro, estar acá es raro, me siento increíblemente rara.

La piedra en el estómago sigue ahí, bien instalada desde que anoté en mi lista de objetivos para este año mudarme sola. ¿Qué se me pasó por la cabeza? ¿Qué hago acá, sola, en una habitación que no conozco, en una ciudad que apenas recorrí un par de veces? Dejé mi casa, mis hermanos, mi pieza, la mitad de mis cosas, todos están a kilómetros. Dejé mi ciudad.

Pensaron que me iba a mudar con mi novio, pero no se de dónde saqué la valentía para seguir mi verdadero plan, ese que me aterra. Si me voy tan lejos de mi casa es para saber quién soy, cómo soy, y según yo eso lo descubro sola, sin fantasmas de culpa alrededor.

Igual el Ale se quedó conmigo la primera noche y dormimos como morsas después de estrenar la cama. Antes estuvieron mis viejos y mis hermanos, se vinieron desde Córdoba con cosas para ayudarme con la mudanza. Los pibes chochos con tener un alojamiento acá, pero los viejos no pudieron esconder su cara de miedo y desaprobación, la misma que de chica me hacía sentir lo más ínfimo del universo y que en ese momento casi me hace volver. Me dolió, todavía siento demasiado fuerte cada opinión. Venirme para soltar, para cortar con esa culpa que me acompaña desde que tengo memoria y que no puedo dejar ir.

Debería dormir, mañana trabajo temprano, pero no sé si voy a poder. Me siento un poco sola, pero ese era el punto, ¿no? Mi resolución flaquea mientras pasan las horas y los ruidos alimentan mi imaginación desbordada, que no necesita mucho estímulo para recordar mis miedos más tontos. Debería dormir, pero no puedo, doy mil vueltas en la cama mientras el miedo crece hasta que me acuerdo. Estoy cumpliendo uno de mis sueños. Dejate de joder Candelaria, y si querés compañía buscá una mascota.  

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.