elena

Elena tiene 31 años, vivió la mayor parte de su vida en Buenos Aires, no tiene hijes ni piensa tenerlos. De pequeña realizó diversos talleres y actividades: dibujo, tennis, guitarra, alemán, patín, natación, taekwondo, corte y confección, pintura. Le gustaba el helado de crema del cielo y balancearse en una hamaca que había en la heladería del barrio que tenía plantas iluminadas con luces verdes y azules. Hoy en día cuando va a una heladería busca esa hamaca pero no la encuentra. Siempre le gustó el mar, los animales marinos, los árboles, acostarse en el pasto. Durante su adolescencia se la podía encontrar en Cemento, en galpones o casas tomadas donde tocaba Fun People, Loquero… su bebida favorita desde ese entonces es la cerveza.

Cuando terminó la secundaria se anotó en Visuales pero terminó en Dramáticas. Viajó a diversos festivales en distintas partes del mundo. Conoció a muchas personas que de ellas solo quedan recuerdos y de otras ni eso.

Asidua lectora de poesía y de etiquetas de shampoo. Canta desnuda por la casa y desafina, pero no le importa porque casi no tiene vecinos en el pueblo de provincia donde vive. Sueña algún día vivir un tiempo cerquita del mar, tan cerca que cuando respire lo pueda sentir en su vestido. Sueña también con olas gigantes que la tapan y la sumergen en las profundidades del mar donde se convierte en una sirena que canta desafinado, pero nunca va a renunciar a su voz a cambio de volver a tener piernas y conocer un príncipe azul. Siempre será sirena, pez o mejor ballena. Una ballena grande azul que canta cosas sin sentido.

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.