gab

Siempre escuché decir que si empiezas el año feliz lo terminas triste y viceversa. Será un dicho, algo que dice la gente por decir, pero desde la primera vez que lo escuché, se me grabó, y desde entonces siempre me fijo cómo empiezo y termino el año, que pasa en el medio, si va mejorando o empeorando. Éste año lo empecé subida en un avión, viajando con amigas, viviendo una experiencia nueva, mi definición de felicidad incluía eso definitivamente.Volví, estudié y salve exámenes, para mi la definición de felicidad también incluía eso.Volví a viajar, felicidad nuevamente.Todos mis amigos vivían en la capital, felicidad por mil, verlos seguido es lo mejor de mi vida.Cuando menos lo esperaba encontré el amor, el amor como siempre lo había definido, ansiado e imaginado, pase meses con el corazón explotado de felicidad, amando cada día más a ese compañero que tanto había esperado y ahora me acompañaba.Cuando pensé que no podía estar mejor, la vida me golpeó en el alma, como nunca en mi vida, arrancándome a mi amigo, no solo arrancándomelo, si no que arrancándomelo de una manera espantosa, cruel, esa es la palabra, cruel. Amigo de esos que piensas que van a estar hasta viejitos, que conoces el primer día de escuela, chinito y sonriente, que creces, compartes infinidad de clases.. de inglés, de liceo, de facultad.Bromeábamos con que hasta trabajaríamos en el mismo lugar, y de verdad pensaba que así iba a ser, estaba tan acostumbrada a que siempre estuviera allí. Aprender a vivir sin que esté físicamente es lo más triste que he hecho en mi vida. Sueño que me abraza y me dice que necesita que mis amigos y yo aprendamos a separar el alma del cuerpo, que sepamos que lo que importa es la esencia. Me despierto y no sé si es una trampa de mi inconsciente para aplacar el dolor, o si el me pide realmente que hagamos eso. Muchas veces siento que voy a perder la cordura.Es la primera vez que termino un año tan triste, nunca dije, escribí o sentí tanto la palabra tristeza.Es tanta, tanta tristeza, que parte de ella necesite convertirla en algo bueno, en ayuda a los demás, en cambiar mi forma de vivir. Es la primera vez que termino un año tan triste, pero es la primera vez que en el curso de un año, cambio mi vida, mis metas, mi definición de felicidad.

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.