gala

Una montaña rusa que empezó bien
bien arriba. 
No prometía estabilidad, 
ni mucho menos, 
pero adrenalina sí. 
Y un montón de sacudidas a mi vida
que ya tenía las raices entrelazadas
hasta el fondo de la tierra.
Pero vos ya sabes,todos, y todas saben,
que las montañas rusas 
no se caracterizan por mantenerse.
Busqué ayuda y parece 
que tu desperfecto se corresponde
perfecta, 
e inevitablemente, 
con el mío. 
Ahí es donde la montaña rusa 
se volvió circular. Repetimos una y otra vez
el vértigo de nuestros peores recuerdos.
Antes del final, 
esa sensación de perder el norte,
para asegurarse así, 
(el universo) 
de que esta vez no te dejes pasar, 
e intentes sanar.

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.