lelé

Si alguno pregunta no se sabe bien donde nació, ya que tiene mucha mezcla río platense y algo de brasilera. Ella se proclama ciudadana del mundo ya que no se siente de ningún lado, es extranjera siempre, no es de ningún lado y al mismo tiempo puede ser de todos. 
Nacida el 29 de abril de 1988 y en la capital de Brasil. Leticia a los 9 meses se fue a vivir a Buenos Aires, allí vivió 8 años de los cuales no se despegaba de su prima y donde nacieron sus dos hermanos. Luego por temas laborales (no por su parte, pero sí de sus padres) se fueron a vivir a un pueblito allá en Brasil, allí estuvieron un año. Y de ahí se fueron a vivir a Montevideo. 

Vivian en un complejo de viviendas, en el centro de ese complejo había juegos y árboles, ese lugar lo llamaban “patio” y siempre había niños jugando. Ellos eran los raros que andaban descalzos y jugaban a probar a subirse a todos los árboles. Allí crecieron, e hicieron amigos, pasaron los años. Se enamora, se dejan y se va a vivir a Buenos Aires con su prima. 

Ahí empezó el verdadero viaje, en esa soledad y en esa enorme ciudad. El viaje al interior, al auto descubrirse y romperse una y otra vez. A descubrir qué sentido tenía la vida y por qué hacia las cosas que hacía o sentía las cosas que sentía. 
De las preguntas que más se hacía era que hacía la gente, ¿qué hacia la gente los domingos? ¿Qué hacía la gente cuando no tenía que hacer? ¿De qué hablabla la gente en general? ¿Cómo hacían para vivir sus vidas tan normales? ¿Cuáles eran los motivos de sus existencias?

En ese auto descubrirse necesito ayuda, empezó terapia e hizo algún que otro curso. Hizo amistades profundas, conoció mucha gente, pero no se enamoró ni se enamoraron de ella. Pasaron dos años y decidió volverse para Montevideo. Donde reside actualmente y sigue en esa búsqueda inalcanzable del autodescubrimiento.

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.