mari r

Carta a mi yo del pasado

Te escribo a vos que a veces no te quisiste lo suficiente y buscaste mil excusas para huir de vos, para huir de mi, de los pensamientos y del sentir, de las verdades. Tantos años sin encontrarte, contraponiendo a los demás antes que a vos. Siempre con una bondad de la cual no te arrepentís, de la cual no me arrepiento, pero siempre dejando de lado también la bondad hacia vos, la bondad hacia mi. Te escribo a vos para que te quedes tranquila, que te caíste bastante en la vida pero las mismas veces te levantaste e hiciste fuerte: no dejes de sonreír, no dejes de amar ni des amor en cuentagotas. Amar está demás, reir está demás, vivir está demás. Pero no te cierres, sentí.

Si esta carta te llegara realmente, también te diría que no tengas miedo de escucharte, que dejes de rodearte todo el tiempo con gente para evitar escucharte. Hacelo, afrontá el estar sola un rato. Ahora que lo descubrí, aunque tanto costó, es tan lindo! Por fin me puse a hacer cosas que siempre añoré, que siempre añoraste, que siempre añoramos: pinto, leo, escribo (en cualquier momento empiezo a redactar el libro que siempre quise). Más que amar a otros, me amo a mi de igual forma o más. Y está demás. Caete lo que tengas que caerte, pero levantate. Con el correr de los años vas a entender todo lo que pasaste.

Confiá en vos, confiá en tu voz. Animate a hacer las cosas que queres hacer, no te pongas frenos. 
Te quiero.

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.