mari r

Quiero escribir sobre espacios físicos que son mi hogar, de lugares en el mundo que me fascinan y, de alguna extraña manera, me siento dueña. Quisiera contar como durante 3 meses me moví como pez en el agua en una ciudad que era mía sin serlo. O como algunos barrios de Japón me transportaron a una paz infinita. 

Sin embargo, el único lugar que reúne todas esas condiciones es el espacio, mi espacio,  justo debajo de tu pera, ese que me abrigaba cada vez que me abrazabas. 

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.