mrsaouda

Enero
Es dificil realizar un balance
Febrero
porque me enfrenta con lo que estuve tratando de olvidar
Mayo
y empujar muy adentro. O sacarlo muy afuera. 
Junio
Afuera del tipo ‘ojalá se lo lleve el viento o el tiempo o la muerte’ 
Julio
Lo primero que pase. Que sea lo último.  
Agosto
Pero mes a mes. Este año se ha superado a si mismo.  
Septiembre
Pasé del amor al rechazo, al odio. Del enojo a la angustia, a la aceptación como quien entiende su naturaleza humana y sus propias limitaciones. 
Octubre
Entonces hubo un poco de magia, que se convirtió en mucha luz. Y aquellos que se alejaron cuando me apagué me vieron brillar y se sintieron atraidos a mi nuevamente.  
Noviembre
Y ahora es tarde. Estoy cubierta de polillas porque una vez más dejé las ventanas abiertas de par en par. Es que no me sale ser de otra forma. O me olvido. O es cómodo. Aún lo estoy descifrando.  
Diciembre
No puedo parar a pensar porque siento que es momento de hacer. Y lo que haga irá determinando lo que queda o sigue en este camino. Porque si algo me dejó demostrado este año es que absoluitamente NADA está bajo mi control. Eso es una ilusión que creó mi mente para bajar la ansiedad que me genera la idea de soledad y muerte (que para mí son lo mismo pero dice mi psicoanalista que no). 
No creo que cambie nada el año que viene, lo único que seguro va a cambiar voy a ser yo. Como siempre. Como todos. 

***Compartí este artículo :)

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.