común y corriente

Enero: empecé el año en donde todavía vivo, me tomé un ácido, salí a bailar a un lugar muy raro en la ciudad vieja. A los días de fui de vacaciones a Guarda do Embaú en Brasil y me pareció un lugar hermoso, pero no lo disfruté tanto porque el viaje no fue como lo había programado. Mi novio iba a venir conmigo y no vino. A la vuelta estuve unos días en Iporá, me encontré con Rodolfo que estaba ahí, me tiré a la piscina del bal de noche, después me quedé confundida. 

Febrero: no me acuerdo, debe haber pasado sin pena ni gloria. De lo único que me acuerdo es de las llamadas, la negra estaba re mamada cuando llegué. 

Marzo: no se qué pasó en este marzo. 

Abril: creo que fue en abril que arranqué las clases de teatro y de creatividad publicitaria. A teatro fui todos los lunes y miércoles hasta octubre y a publi los miércoles hasta diciembre. Fueron grupos hermosos y conocí gente que me encantó conocer. 

Mayo: me separé. W se fue de casa y me quedé sin sillón sin tele y sin cama. Y sin novio. Cambié muebles de lugar, vino la negra varias veces a cenar, seguro tomé mucho vino.

Junio: anduve un poco perdida. Salí, conocí gente, me reencontré con mi primo Matías y anduvimos por ahí muchas veces, tomando vino, cerveza, fumando porro y charlando de la vida de política y de música hasta largas horas. 

Julio: creo que seguí en la misma que en junio, un poco perdida. Me desmayé en el ascensor porque había tomado mucho vino y casi no había comido ni dormido. Arranqué en el segundo semestre de la facultad pero ahí nomás lo dejé.

Agosto: presentamos la muestra de mitad de año en El Tinglado. Se llamó Crónicas. Me cagué hasta las patas de subirme a un escenario por primera vez para hacer un monólogo (tres en realidad). Al final salió todo re bien y nos fuimos a festejar con los compañeros al bar de la esquina de casa. También hicimos una fiesta re linda en Pinamar por el 24 de agosto en la casa del Chico y la Vale. 

Setiembre: un mes horrible. Me traumé, me volví loca y recé mucho y fui a la Iglesia de San Expedito y San Pancracio y a la del Cordón y a todas las iglesias que pude. Dejé de tomar alcohol. 

Octubre: seguí igual que en septiembre. Dejé de fumar.  

Noviembre: volvió W a Montevideo. Volvimos y volvimos a vivir juntos. Fue mi cumpleaños y lo pasé trabajando quemando entradas para la inauguración del Antel Arena. Seguí trabajando en varios eventos en el mes. Nada épico. 

Diciembre: terminamos en la clase de publi y yo leí un texto que el profesor me recomendó exponer en la fiesta final de la escuela. Fui a la fiesta y en un sorteo me gané una beca por cuatro meses para seguir estudiando. Empecé un reto de 21 días para la abundancia. Logré terminarlo. La Navidad fue complicada pero jugar con mi sobrino me salva de todo.  Nos íbamos a separar de vuelta con W pero aún aquí estamos. Empecé un trabajo de cuatro horas en un depósito haciendo de CM para alguien que vende productos de bebé. Había estado como 45 días sin fumar pero volví. Estoy fumando en la cama mientras escribo esto. Todavía no me levanté. Es el último día del año. Quería pasarlo en la playa, me quedé en Montevideo.  

***Compartí este artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.